A río revuelto ganancia de especuladores.

Nuestro compañero Paco Ramírez tiene un blog personal cuyo nombre avanza su contenido: Latidos del corazón. Merece la pena leer sus reflexiones y pasear un rato por sus abundantes y bien organizados enlaces. Encontraréis un poco de todo: amor, poesía, indignación, derechos sociales, infancia, lecturas…. Su prosa bien documentada se lee con agrado y ayuda a reflexionar. He seleccionado esta entrada porque combina reflexión, ciudadanía, Geografía y competencia básica matemática.

Os dejo con sus palabras y os recomiendo que visitéis el blog, que a partir de ahora quedará enlazado en el de nuesto centro.

Gracias Paco.

A río revuelto ganancia de especuladores.

Pues eso, que ya querría yo que la ganancia fuese para los currantes pescadores. Pero, desgraciadamente, en estos tiempos que vivimos siguen ganando –yo más bien diría que expoliando- los de siempre. Y los de siempre son ahora los grandes bancos, el sector financiero, las grandes corporaciones empresariales, las multinacionales, las grandes fortunas, los brokers y las agencias de calificación. Ah, y los gobiernos de derechas, conservadores y liberales, que les preparan el terreno y les hacen el juego que mejor sirve a sus espurios intereses, que también son los propios.
La ecuación es bien sencilla. Los mismitos que han generado la crisis financiera son ahora quienes tienen sometidos a los Estados, que en el caso de Europa es como decir a la Democracia. Ellos tiran la piedra y esperan plácidamente a recoger beneficios, o sea, dinero y poder, muchísimo dinero y muchísimo poder. Y en este perverso negocio, sí, negocio, porque ese es su lenguaje y lo único que entienden,  van desmantelando en un plis plás los derechos y los servicios sociales que tanto trabajo han costado conseguir.
Para la derecha, su fiel valedora, es la escusa perfecta. Con la cantinela de que no podemos gastar más de lo que ingresamos se aprestan a desacreditar a la cosa pública, al bien común, cargan sobre los sectores más desfavorecidos y débiles de la sociedad recortes sin fin que no cesan de empobrecernos y transfieren nuevas bolsas de negocio –léase privatización de la sanidad y de la educación- con el argumento de liberar al Estado de tan ignominiosa carga. Y, por supuesto, todo ello acompañado por las “sólidas” argumentaciones de expertos, opinadores y tertulianos de la cuerda.
Pero la cruda realidad es la que es. Las cosas podrían ser de otra manera, por supuesto, pero en este inicio del siglo XXI caminamos por sendas de mayor injusticia. Esta semana, otro looby del sistema nos recuerda, por si todavía no nos habíamos enterado, que las desigualdades de ingresos en la OCDE han subido a los niveles más elevados de las últimas décadas. El 10 % de la población más rica en el conjunto de la OCDE recibía unas nueve veces más ingresos que el 10 % más pobre al terminar la pasada década, mientras que a mediados de los ochenta la diferencia era de unas siete veces. Aunque, mal de muchos es consuelo de tontos, también precisan que mucho mayor era la brecha en Estados Unidos, con unas quince veces más ingresos en un grupo que en el otro. En este país, el 1 % más rico pasó de acaparar casi el 8 % de los ingresos en 1979 al 17 % en 2007, mientras en el otro extremo el 20 % más pobre redujo su parte en el pastel del 7 % al 5 %.
Y mientras todo esto está pasando la socialdemocracia y la izquierda sin enterarse y sin discurso, que es lo peor. ¡Feliz Día de la Constitución! ¿?
Anuncios
Categorías: En nuestros blogs | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: