Canción triste de un director en prácticas.

Antes de nada, quiero pedir disculpas si el tono de esta entrada se aleja un poco del espíritu lúdico-festivo que suele predominar en nuestro blog. También quiero dejar claro que no se trata de un mensaje institucional, de un análisis de resultados, de una reprimenda,…; ni tan siquiera de un lamento, aunque mucho tenga de ello. Es una reflexión personal de Juan Miguel Mendoza, que accidentalmente, y tal vez no por mucho tiempo, ejerce de director en prácticas de  este centro, y por ello, según me hacen saber semanalmente en los cursos de dirección para noveles (con uve), de “líder pedagógico” de esta comunidad educativa y responsable de sus resultados.

Ni puedo ni quiero ocultar que últimamente me encuentro deprimido, pero me cuesta saber el motivo exacto entre tanto tema que al comienzo del segundo trimestre se acumula entre los papeles de la mesa del despacho, el ordenador del centro, el de casa, los correos electrónicos… Igual por separado cada uno de estos temas es pecata minuta, pero todos a la vez….

Igual tiene algo que ver con mi estado de ánimo la reciente comunicación del presupuesto para gastos de funcionamiento con el que contará el centro para el presente curso: 61.228.53 euros, aproximadamente un 15% menos que el curso pasado, lo que teniendo en cuenta la subida de la factura de la luz, del carburante para calefacción y del IVA en todos los suministros ya me hace pensar que no sé podrá cumplir el presupuesto aprobado por el Consejo Escolar, y que por falta de datos sobre los ingresos cuando se nos obligaba a hacer el trámite era una prórroga del ejercicio pasado. Pues no podrá ser, no podremos afrontar el incremento del coste de la vida con un presupuesto recortado.No podremos tener ni hacer las mismas cosas y habrá que ir viendo donde meter la tijera, porque a diferencia de los bancos, comunidades autónomas, ayuntamientos, diputaciones, etc. los institutos no podemos tener la cuenta en números rojos por imperativo legal. Y nadie va a venir a rescatarnos.

En cualquier caso, tampoco se ha ingresado aún un solo euro del presupuesto de gastos de funcionamiento del presente curso, y si seguimos pagando las facturas, la luz, el gasoil, el papel, las fotocopias, las reparaciones urgentes, etc. es por la buena gestión realizada por el anterior secretario, D. Rafael Montañés, que a diferencia de los políticos no ha dejado una herencia envenenada, sino unas cuentas saneadas y cantidades ahorradas que nos han dado para ir tirando en el primer trimestre de este curso.

¿Cómo se quedaría cualquiera si teniendo encima esa angustia presupuestaria volviera al centro de una reunión en el CEP y se encontrara dos servicios de alumnos cerrados por daños causados por vandalismo, cisternas rotas no por accidente y nuevas reparaciones de urgencia que afrontar? ¿Aparecerán los culpables y pagarán el daño? ¿Y qué decir de una simple silla de clase destrozada a conciencia, cuyo valor de reposición es de 70 euros y la delegación no puede reponer? ¿Y de cristaleras rayadas? Sí, rayadas a conciencia con instrumental técnico. ¿También culpamos de eso a los políticos, a los maestros, a los directores? ¿Somos docentes o investigadores privados? ¿Ponemos cámaras en los servicios? ¿Metemos a un profesor de guardia o a un miembro de la directiva?

Igual mi malestar es sólo obra de la nieve que ha caído esta noche, la misma que podría haber decorado efímeramente nuestro patio y nuestros jardines si no fuera porque cae sobre un manto de desperdicios y basura, cáscaras de naranja o de plátano, bolsas de palomitas, envases de zumos y todos aquellos elementos con los que nuestro alumnado ha decidido convivir por elección propia, que más que arrojados parecen depositados a conciencia, muchas veces en el entorno de las papeleras. ¿También culpamos de eso a los políticos, a los maestros, al director? ¿Somos docentes o vigilantes de patio?

20121220_133303 2012-10-09 20.02.35

Igual mi malestar es obra de haber estado las últimas semanas analizando los resultados académicos de la 1º Evaluación, comparando con cursos anteriores, con centros de nuestro nivel, con datos de la comunidad, buscando fortalezas y puntos débiles, analizando posibles propuestas de mejora: más reuniones, más papeles, más informes…

Conclusión: Estadísticamente hemos mejorado globalmente los datos de la primera evaluación del curso pasado en: 3º de ESO, 4º de ESO, 1º de Bachillerato de Humanidades y Ciencias, y 2º de Bachillerato en sus tres modalidades. Nos ha fallado un poquito 1º de ESO, que se mantiene prácticamente igual, y 2º de ESO y 1º de Bachillerato de Ciencias Sociales, que necesitan un tratamiento de shock, o qué sé yo. Nuestro ciclo formativo, por su parte, se mantiene en su tradicional buen nivel de resultados (con ligeras oscilaciones al alza o la baja en según que cursos).

Debería estar contento, porque predomina la mejora, pero como el acento se pone siempre en lo que no ha funcionado bien, el optimismo se diluye entre la sensación de que queda mucho por mejorar, y que uno tiene que dirigir la orquesta para que tras veinte reuniones, veinte informes, veinte actas etc. se recopilen todas las propuestas de mejora del profesorado, se organicen, se haga un seguimiento, se evalúen y se implementen llegado el caso para ver si funcionan y se corrigen los resultados fallidos. Y yo trataré de cumplir con mi labor, por desagradable que me suponga transmitir a mis compañeros que pese a que en general estamos mejorando nadie va a venir a felicitarnos por ello, y que en todo caso se nos culpabiliza en cierto modo de todo lo que no se ajuste a ciertos estándares, y que está en nuestras manos conseguir la mejora, que más que un objetivo se convierte en un imperativo… Si hay que hacerlo se hará, como siempre, pero sigo pensando que enseñar al que no sabe es un trabajo difícil y bonito, pero enseñar a quien no quiere aprender es imposible.

Pero lo que sin duda me ha dejado el ánimo por los suelos ha sido la jornada de nieve de hoy. Toda la noche pendiente del pronóstico del tiempo, 500 alumnos y 47 profesores a expensas del posible estado de las carreteras, de si habrá o no jornada lectiva, compañeros desviados por la Guardia Civil de su ruta al centro por la autovía, Javi que sale de Jaén para estar en el centro a las 8.15 sin saber cómo se encontrará la carretera… Y después de la primera hora de clase, con todo más o menos en orden y ningún percance que lamentar, marcho a mi curso de directores novatos con cierto alivio, dispuesto a afrontar las charlas del día. Da tiempo, porque termina a las 14.00, de volver al centro para comprobar cómo ha ido la jornada y la nieve es sustituida por un tremendo jarro de agua fría.

¿Qué hace en la puerta del instituto antes del fin de las clases la práctica totalidad del alumnado de bachillerato? ¿Habrá habido alguna baja imprevista a última hora? ¿Algún percance?

No. Todo en orden. Todo el profesorado que da Bachillerato a última hora está en su puesto de trabajo, y algún que otro alumno,  sólo que, al parecer, durante toda la jornada la mayoría de nuestro alumnado de bachillerato ha decidido que el hecho de haber nevado es motivo para no entrar en clase. Eso sí, se quedan por las inmediaciones del centro, entran a usar los servicios o a  comprar algo en la cafetería, saludan con descaro a los profesores a cuyas clases han decidido no asistir, responden que son mayores y no tienen obligación de entrar en clase si les preguntas…. Pero mañana alguno de ellos volverá al despacho de Isa a protestar la nota del examen, a preguntar que por qué le ha puesto un uno si ha escrito cosas, aunque haya confundido las Reformas de los Borbones del siglo XVIII con Jose Antonio Primo de Rivera, y a decir que somos mu malos y suspendemos mucho. Y encima con malas formas.

Sí, ese es el perfil de un alto porcentaje de nuestro alumnado, cuyos resultados académicos debemos tratar de mejorar a toda costa, echando horas de trabajo adicionales si hace falta, elaborando materiales propios adaptados a sus gustos porque los libros que se les dan gratis no bastan, valorando menos los exámenes para intentar ponérselo más fácil… Si quieren las familias, los alumnos y las autoridades educativas el próximo trimestre mejoramos los resultados en masa con una simple medida de mejora: aplicar la suma de un punto a los resultados obtenidos objetivamente. Tan fácil, tan simple y tan reconfortante para las estadísticas. Ya somos Finlandia, tenemos la nieve y todo.

Por cierto, se me olvidaba comentar que en medio de este malestar que me inunda, y sin echar campanas al vuelo, esta semana también he tenido un pequeño motivo de alegría al estudiar los resultados obtenidos por nuestro alumnado en la prueba de selectividad celebrada el pasado mes de junio.

Como adelanto a un estudio más detallado de los resultados, que tendremos próximamente listo y será también analizado por el profesorado para continuar trabajando por la mejora de la enseñanza que ofrecemos, debo decir que nuestro centro ha subido más de 20 puestos en el ranking provincial respecto al año anterior, y que en algunas materias estamos entre los 25 mejores centros de la provincia: Economía  (puesto 2), Ciencias de la Tierra y Medio Ambiente (puesto 19), Geografía (puesto 23) y Biología (puesto 25). En la provincia hay 112 centros con Bachillerato y estos resultados no los corregimos nosotros. Dan prueba, a mi entender, de que el alumnado que  pone de su parte encuentra en nuestro centro una formación acorde a sus méritos. Y los demás que sigan pensando si quieren que somos mu malos y suspendemos mucho, y si lo piensan en la terraza del Catacena mientras se están saltando la clase, mejor que mejor. Igual están preparando la próxima huelga de estudiantes en lucha por la Educación Pública. Igual han decidido formarse para ser políticos, que visto lo visto, es lo que trae cuenta en este país. Ah. Y no se exige título, que guay. Para explicar la constitución a chavales de15 años sí, para aplicarla no.

the-templar-knights

Juan Miguel Mendoza

Director en prácticas.

Anuncios
Categorías: General | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: