Sobre los resultados académicos en nuestro centro.

Estimada comunidad.

Como todos sabéis, en el presente curso nuestro centro está siendo objeto de la IFC (Intervención en Factores Clave) por parte del Servicio de Inspección de la Delegación de Educación. No cabe duda de que es bueno que cada cierto tiempo se revisen de una manera objetiva y externa aspectos clave del funcionamiento de un centro, lo cual puede servir para diagnosticar problemas y poner sobre la mesa posibles soluciones al alcance de los medios materiales y humanos de dichos centros. En el punto de mira principal (aunque no exclusivo) de la Intervención en Factores Clave se sitúan los resultados académicos de un centro, y el objetivo final se entiende que debe ser adoptar estrategias que conduzcan a una mejora de los mismos.

Por lo que a nuestro centro respecta, cabe señalar que hasta el momento la intervención del servicio de inspección se está desarrollando de un modo cordial y colaborativo, sometiendo a revisión las programaciones didácticas, la aplicación de los criterios de evaluación y la praxis docente en el aula. Al final del proceso esperamos que entre todos podamos encontrar soluciones para mejorar los resultados académicos de nuestro centro, que según las últimas estadísticas tienden a la baja en 1º y 2º de ESO (aspecto en el que ha hecho hincapié el equipo de inspectores que realiza la intervención), aunque mejoran claramente en 3º y 4º de ESO (aspecto que al parecer no ha llamado tanto la atención).

Lo que me preocupa de todo esto como director, como docente y como ciudadano, es dónde se deposita el peso de la responsabilidad de la mejora de lo resultados académicos. Si se entiende, como al menos yo lo entiendo, que el sistema educativo se sustenta en cuatro pilares: Administración, profesorado, familias y alumnado, habría que concluir que cualquier intento de mejora debería incidir en estos cuatro colectivos, y que todos deberían ser objeto de intervención. La realidad parece demostrar que, a la postre, la administración educativa se limita a evaluar, pero se resiste a ser evaluada, siendo en mi opinión su actuación uno de los factores clave en la evolución de los resultados académicos. ¿O no pueden haber afectado a los resultados académicos  actuaciones de la administración como la supresión del  Programa de Compensatoria en nuestro centro hace 4 años, que supuso la pérdida de un docente dedicado al apoyo en 1º y 2º de ESO ? ¿Se puede esperar una mejor atención al alumnado con cuatro docentes menos desde el curso pasado y con el incremento de horas lectivas, y por tanto de alumnado al que atender, corregir, evaluar, etc.? ¿Se pueden esperar mejoras tras la supresión del Progama Escuela Tic 2.0 , que canceló la dotación de Pizarras Digitales para las aulas de 3º y 4º de ESO? ¿Se pueden esperar mejoras tras la reducción de los presupuestos anuales de los centros y la supresión de las partidas de inversión? Pues parece que sí, y que el profesorado debe ser el responsable de que esto se consiga.

Mejorar los resultados académicos con menos recursos humanos y materiales, en un contexto de crisis económica y social que afecta de manera criminal a nuestra comunidad (entendida como la población de nuestras tres localidades de referencia y las familias del alumnado inscrito en la residencia Atalaya) es una tarea de titanes que se ha encomendado al profesorado y que, si no fuera porque impera la honestidad y la ética profesional, se podría resolver de manera tan sencilla como es subir uno o dos puntos en la evaluación de cada alumno o alumna. Por no hablar de los resultados de las pruebas de diagnóstico, que aunque son diseñadas por la Agencia de Evaluación a un precio de todo menos módico, son corregidas por el propio profesorado de cada centro,  que tendría en su mano la posibilidad de “maquillar” los resultados hasta convertirlos en aceptables (igual en algunos centros ya se hace por defecto, pero en el nuestro me consta que no).

Desde luego, el profesorado tiene que jugar un papel fundamental en la mejora de los resultados académicos, pero sin la colaboración de la administración, de las familias y del propio alumnado poco o nada puede hacerse, como no sea maquillar los resultados hasta que se consiga transmitir la imagen de que vivimos en un mundo feliz.

Y para finalizar una última reflexión. ¿Qué le preocupa verdaderamente a la administración y a la sociedad en general, la mejora de los resultados o la mejora del aprendizaje de nuestro alumnado? Para mí no son la misma cosa.

Os dejo con algunas capturas de pantalla en las que podéis comprobar la evolución (positiva o negativa) de algunos indicadores ofrecidos por la Agencia de Evaluación sobre nuestro centro. Hay muchísimos más.

Juan Miguel Mendoza

Director

Anuncios
Categorías: Educación | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Sobre los resultados académicos en nuestro centro.

  1. Desde luego, no son la misma cosa. Y, si nos fijamos en las medidas que se están adoptando, creo que sabemos qué es lo que de verdad preocupa a la administración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: