CRÓNICAS DE LA BRETAÑA (capítulo II)

Tras la despedida y las intenciones toca narrar la jornada de viaje hasta Questembert.

Bochorno a la salida, pero lluvia fina durante la travesía de La Mancha. Paradas para la merienda en La Carolina (Jaén) y la cena en La Guardia (Toledo). Durante la cena nos nutrimos de las generosas despensas portadas en las mochilas. Por cierto, que por allí se dejaron ver unas croquetas caseras que quitaban el sentido. Alguno, para ir entrando en materia, se atrevió a sacar y a presumir de su bocata de tortilla francesa.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Arriba que nos vamos OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Reponiendo fuerzas

 La noche fue bastante movida, pues no veas el traqueteo del autobús por estas carreteras de España. Las escenas nocturnas… Bueno, esas quedarán para comentarlas en la intimidad.

La frontera fue cruzada a las 6 de la mañana, todavía con la mayor parte de la tropa en animada conversación. ¡Cuánto aguante tienen estos chicos y chicas!… Aunque el aguante se derrumbó en cuanto pisamos territorio francés y, entonces sí, pudimos dar una cabezadilla de un par de horas.

 Nos fuimos adentrando por territorio francés, sigilosamente, intuyendo el océano Atlántico a nuestra izquierda en un luminoso y espléndido día. Paisaje verde, muy arbolado, plano como la palma de la mano. A las 9, algo tarde para el horario francés, parada en Bordeaux para el desayuno. ¡Y por fin pudimos comprobar que en Francia hablan en francés. También que todo está mucho más limpio que en nuestra tierra.

De nuevo al autobús. Seguimos avanzando. Gracias a los pulverizadores franceses de Don M. R. el ambiente –temperatura y olores- se hizo más llevadero.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desayuno en Bordeaux

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Almuerzo en Saint Hermine

A las 13 horas el almuerzo, en un intento de irnos ajustando al horario francés. Nos encontrábamos ya por Saint Hermine. Otro par de horillas y nos plantamos en Nantes. Aquí parada obligada para disfrutar del Castillo de los Duques de Bretaña, de la Catedral gótica, y de un paseo distendido por el centro antiguo de la ciudad o de un descanso merecido sobre la fresca hierba nantesa. ¡Ah! y muchas gracias a Dña E. por su invitación de merendola.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desembarco en Nantes

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el castillo de los Duques de Bretaña                                                                 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En la Catedral de Nantes

Y bueno, esto ya son palabras mayores. Questembert cada vez más cerca. En el ambiente se va notando la expectación, los nervios, la ilusión contenida,… Para hacer más llevaderos estos kilómetros finales tuvimos la suerte de disfrutar de un karaoke a cargo del “Dúo Los Panchos”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Entrando en Questembert

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¡Por fin, el encuentro!

Y así fue como nos adentramos en tierras bretonas y llegamos con puntualidad granaina – con  diez minutos de adelanto- a las puertas del Collège Jean-Lup Chrétien. Allí nos esperaban expectantes e igual de nerviosos que nosotros los alumnos y alumnas francesas, sus profesoras y sus familias. Saludos, abrazos, reencuentros,… Y cada mochuelo a su olivo, como decimos por aquí, o lo que es lo mismo, cada cual a la casa de su correspondant. Lo demás, ya inmersos en el francés, lo irá contando cada uno.

Anuncios
Categorías: General, Noticias | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: