Sálvese quien pueda…

Sálvese quien pueda de aprender y enseñar lo que pueda, porque, contra todo pronóstico, el curso ha comenzado; mejor o peor -habrá gustos para todos-, pero ha comenzado, que ya es mucho.

De nada valió que el Servicio de Planificación nos tuviera hasta el viernes a media mañana sin confirmar unidades y plantilla definitiva. Se pudo hacer un horario decente y con pocos fallos (afortunadamente subsanables sin tener que rehacerlo todo). Esto no habría sido posible sin que parte de la directiva y algunos compañeros sacrificaran todo o casi todo su fin de semana y familia. Gracias Amalia y, sobre todo y con perdón, Belén. Sin vuestra ayuda no habría sido posible.

En parte debido a la eficacia del Servicio de Planificación, y en parte gracias a Selectividad, la primera semana comenzaba con siete miembros de la plantilla ausentes, con más agujeros que un queso de Gruyere y a falta de definir los espacios de desdoble para los bachilleratos. Bastante había llevado empalmar las etiquetas de opcionales y optativas sin dejarse los ojos en el programa. Pero la buena disposición del profesorado buscando sus propios apaños, mayoritariamente sin mortificar a la directiva para que pudiera atender otras cuestiones, ha permitido que las cosas más o menos fluyan sin choques estridentes.

Y las listas de clase, de optativas, refuerzos y opcionales… Pero cómo van a estar depuradas si un alto porcentaje de nuestro alumnado no se acuerda de lo que puso en la matrícula o acaba de efectuarla en septiembre a última hora porque se le había olvidado, o ha sido recientemente incorporado a la Residencia Atalaya:

– ¿Que yo estoy en Religión?. Ni mucho menos, yo puse la cruz en el otro lado.

– Ya niña, pero ¿Y el papel de tus padres que se te pidió?

-Lunes: – Isa, quiero cambiarme de Humanidades a Sociales.

– Martes:-Isa, quiero volver a Humanidades.

– Miércoles: – Bueno Isa, mejor me quedo ya en Sociales.

Isa: ALfonsoooooo. Como vuelvas a pedir cambio te cambio de centro.

Bueno, a lo largo de la semana se ha podido empezar a respirar y la plantilla el próximo lunes estará ya al completo (si nadie se pone malo el fin de semana).

El curso ha comenzado con un puerto de categoría especial, pero sin solución de continuidad se aproximan otros cuantos en los próximos 10 días: Presentar los planes y proyectos para el presente curso, arrancar el proceso de elecciones al Consejo Escolar, confirmar los planes de formación del profesorado (esperad al menos a que lleguen todos), hacer una evaluación inicial del alumnado, revisar las programaciones, planificar las actividades complementarias y extraescolares… Y en mitad de esta vorágine, la droga que nos mueve y nos ayuda a continuar, lo que tendría que ser el objeto nuestro mayor esfuerzo, y que la administración y su burocracia se empeñan en desplazar: el aire viciado de una clase más o menos llena de adolescentes a los que tratar de enseñar algo. Lo que sea, pero que salgan siendo al menos algo mejores que cuando entraron.

Gracias Isabel I de Güevéjar por tus desvelos para que el centro se mantenga a flote.

Gracias Francisco (como el Papa) por ser el fontanero que acude a todas las fugas.

Gracias a todos y todas por vuestra paciencia y comprensión con las muchas disfunciones de inicio. Iremos mejorando, seguro.

Anuncios
Categorías: General | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: