moodle

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

ACREDITA COMPETENCIAS PROFESIONALES

EL I.E.S. EMILIO MUÑOZ ES CENTRO ACREDITADOR DE COMPETENCIAS PROFESIONALES ADQUIRIDAS POR EXPERIENCIA LABORAL O FORMACIÓN NO FORMAL DE LA FAMILIA AGRARIA

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

AQUEL 13 DE MARZO DE 2020

Además del miedo, la saturación del sistema sanitario, la enfermedad y la muerte, que eran los principales dramas, hubo la histeria de las legumbres y el papel de váter y muchas otras miserias, todo el mundo en casa aquel mes de marzo, pero se evidenció que no todo el mundo tenía casa, y que no todo el mundo vivía con quien quería, que había gente que tenía miedo de la persona con quien compartía techo y cama. No fue bonito, no. 

Y fue duro darnos cuenta de que el contacto era lo más bello que teníamos, pero no podíamos tocarnos. Saber que nos quedaba la palabra pero muchas personas no tenían con quien hablar. Que otras, aun queriendo hablar, no tenían nada que decir.

Recuerdo también que, al principio, salíamos al balcón a aplaudir a los profesionales de la sanidad y que, pasado el tiempo, la conciencia y la reflexión, les aplaudíamos no solo a ellos, sino a la red pública que apuntalaríamos, a las redes comunitarias, a la nueva organización social que ya íbamos intuyendo y que pondría la vida en el centro: la casa, la vida sencilla, la naturaleza, el tiempo para vivirla.

Pero continuo otro día, otro día y la historia aún no ha terminado. Eso es algo que también aprendimos aquel mes de marzo de 2020. 

Si el 13 de marzo de 2020 alguien nos hubiera dicho que el 13 de marzo de 2021 estaríamos vacunándonos, simplemente no lo hubiéramos creído. Ahora, en el peor de los casos, la vacuna mejorará sustancialmente nuestra vida. No diré yo que todo dejará de ser tremendo, porque las consecuencias de esta pandemia en nuestra economía o en nuestra salud física y mental tardarán en marcharse, pero parece evidente que con un par de pinchazos lo peor habrá pasado. Nunca me atreveré a decir que las cosas volverán a estar bien, pero evidentemente afrontamos los mejores momentos de la vida desde el mes de marzo de 2021.

Que esta última etapa sea lo menos dañina posible, que la ola que viene sea más marejada que tsunami, depende únicamente de nosotros.

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

Día Internacional de la Mujer

Día Internacional de la Mujer: ¿Qué pasó el 8 de marzo de 1857?El incendio de una fábrica de camisas de Nueva York en el que murieron 146 personas marcó la lucha por los derechos de la mujer.

El Día Internacional de la Mujer del 8 de marzo fue declarado por las Naciones Unidas en 1975. Dos años más tarde se convirtió en el Día Internacional de la Mujer y la Paz Internacional. En Estados Unidos se celebra oficialmente tan solo desde 1994, a pesar de que es en aquel país donde se encuentran los orígenes de la conmemoración. ¿Por qué se eligió ese día?

La explicación más verosímil se remonta a mediados del siglo XIX, en plena revolución industrial. El 8 de marzo de 1857, miles de trabajadoras textiles decidieron salir a las calles de Nueva York con el lema ‘Pan y rosas’ para protestar por las míseras condiciones laborales y reivindicar un recorte del horario y el fin del trabajo infantil.

Fue una de las primeras manifestaciones para luchar por sus derechos, y distintos movimientos, sucesos y movilizaciones (como la huelga de las camiseras de 1909) se sucedieron a partir de entonces. El episodio también sirvió de referencia para fijar la fecha del Día Internacional de la Mujer en el 8 de marzo.

El capítulo más cruento de la lucha por los derechos de la mujer se produjo, sin embargo, el 25 de marzo de 1911, cuando se incendió la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York. Un total de 123 mujeres y 23 hombres murieron. La mayoría eran jóvenes inmigrantes de entre 14 y 23 años.Según el informe de los bomberos, una colilla mal apagada tirada en un cubo de restos de tela que no se había vaciado en dos meses fue el origen del incendio. Las trabajadoras y sus compañeros no pudieron escapar porque los responsables de la fábrica habían cerrado todas las puertas de escaleras y de las salidas, una práctica habitual entonces para evitar robos.

Al no poder huir, muchas de las trabajadores saltaron a la calle desde los pisos octavo, noveno y décimo del edificio. La mayoría de las víctimas murieron por quemaduras, asfixia, lesiones por impacto contundente o una combinación de estas causas.

El desastre industrial, el más mortífero de la historia de la ciudad, supuso la introducción de nuevas normas de seguridad y salud laboral en el país.

Historia del Día Internacional de la Mujer

Antes de esta fecha, en EEUU, Nueva York y Chicago ya habían acogido el 28 de febrero de 1909 un acto que bautizaron con el nombre de ‘Día de la Mujer’, organizado por destacadas mujeres socialistas como Corinne Brown y Gertrude Breslau-Hunt.

En Europa, fue en 1910 cuando durante la 2ª Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, celebrada en Copenhague (Dinamarca) con la asistencia de más de 100 mujeres procedentes de 17 países, se decidió proclamar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. 

Detrás de esta iniciativa estaban defensoras de los derechos de las mujeres como Clara Zetkin y Rosa Luxemburgo. No dijeron una fecha concreta, pero sí el mes: marzo.

Derecho a votar:

Como consecuencia de esa cumbre de Copenhague, el mes de marzo de 1911 se celebró por primera vez el Día de la Mujer en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza. Se organizaron mítines en los que las mujeres reclamaron el derecho a votar, a ocupar cargos públicos, a trabajar, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

coincidiendo con la primera guerra mundial, la fecha se aprovechó en toda Europa para protestar por las consecuencias de la guerra.

El color morado:

La celebración se fue ampliando progresivamente a más países. Rusia adoptó el Día de la Mujer tras la Revolución comunista de 1917. Le siguieron muchos países. En China se conmemora desde el 1922, mientras que en España se celebró por primera vez en 1936. El color morado es el color representativo del Día de la Mujer, y el que adoptan las mujeres los edificios como seguido de la reivindicación. Fue el color que en 1908 utilizaban las sufragistas inglesas. En los 60 y los 70 las mujeres socialistas escogieron este color como símbolo de la lucha feminista y posteriormente se le asoció a la jornada que se celebra cada 8 de marzo.

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

REFLEXIONES EDUCATIVAS, revista que fue…

REFLEXIONES EDUCATIVAS es otra de las publicaciones que tuvieron una existencia efímera, reducida a un par de números en el año 1981. En este caso se trató de una revista dirigida fundamentalmente a las familias con el objeto de “darles a conocer la institución”, los objetivos que pretende alcanzar con el alumnado, la metodología de trabajo, los resultados que se van obteniendo, los obstáculos encontrados y los proyectos de futuro. También iba dirigida al alumnado pretendiendo ser un cauce de diálogo, de participación y de mutua ayuda.

A lo largo de sus más de cincuenta años de historia el IES Emilio Muñoz ha sido prolijo en este tipo de iniciativas, aunque de manera intermitente. La prensa escolar, bien en formato de periódico o de revista, tuvo presencia en el Instituto de Cogollos Vega desde su segundo curso de funcionamiento, 1969-1970, con un Club de prensa, donde se elaboró un periódico mural del Centro y un periódico editado a multicopista. Ya al comienzo de la década de los ochenta, en paralelo a la publicación de REFLEXIONES EDUCATIVAS, también se editó un periódico-mural a cargo de los alumnos y alumnas del centro bajo el nombre de EL TABLÓN. Se trató de una publicación diaria en la que ellos mismos exponían sus inquietudes, cabreos y aspiraciones,… que formaban un maravilloso cóctel junto al menú del día, anuncios, actividades complementarias y extraescolares, humor, dibujos,… Un año más tarde, allá por el curso 1982-1983, vio la luz la segunda revista del Instituto Emilio Muñoz, La Voz del Peñón se llamó. Poco después apareció TRAVESAÑO (1984-1988), y en los años noventa Cogollos Express.

Para finalizar esta breve reseña histórica me ha parecido oportuno hacerlo con la transcripción de uno de los artículos del nº 1 de REFLEXIONES EDUCATIVAS (abril de 1981). Curioso y entretenido a más no poder. Ahí va…

NUESTRO “SANATORIAL” INSTITUTO-INTERNADO

Excelencias y deficiencias (apunte del natural)

Por Gonzalo Martín Vivaldi. Catedrático de Francés del INB Emilio Muñoz.

A ciertas personas “los árboles no les dejan ver el bosque”. A mí, personalmente, nuestro Instituto –en determinados momentos y posturas—no me deja ver el paisaje. Su imponente mole, no se recorta sobre los montes vecinos: literalmente, los tapa.

Recuerdo ahora que el día de mi llegada a este Liceo, sólo salieron o brotaron de mi boca dos palabras: “¡Qué barbaridad!”. En efecto, (que dicen los doctos), arquitectónicamente, nuestro Instituto es bárbaro en el más puro y etimológico sentido de la palabra: barbarus hic ego sum

No se me oculta (expresión un tanto redicha) que este edificio fue proyectado y concebido para sanatorio antituberculoso. Después –por obra y gracia de la estreptomicina, por escasez de huéspedes o pupilos más o menos tísicos- se transfiguró en centro docente de Enseñanza Media. Pero lo cortés no quita lo valiente: quiero decir que lo antituberculoso, ni mucho menos lo “sanatorial”, eximen de responsabilidad estética. No hay que ser un experto en la materia para deducir, concluir o, simplemente, intuir que, en la construcción de este macizo templo sanitario (hoy co0nsagrado a Palas Atenea), no intervinieron ni Le Corbusier ni Gaudí. Lo construyó o diseñó, quienquiera que fuese, con mente colosal, desmesurada, bárbara, extranjera, extraña al paisaje que lo rodea.

Pero como no es cosa de echarlo abajo –de dinamitarlo-, dejémoslo como está: como inmensa mole de piedra y cemento, cual desaforado monasterio-columbario erguido entre la indomable aspereza roqueña del Peñón de la Mata, telón de fondo al norte, a la indudable belleza de monte bajo y valles que lo envuelven: tierras ocres o rojizas, moteadas por el contrapunto verdigris de los olivos o por la gracia sencilla de los cimbreantes chopos.

Ya dentro del Instituto (espacioso, luminoso, limpio… de pintadas), “el alma se serena, -Salinas, cuando suena”… el quebrado silencio de los campos. La vista y el oído descansan en este grato entorno campestre. Y ya, bucólicamente embalado, ¿qué decir de las puestas de sol que, al atardecer, terminadas las clases, nos ofrece Natura a profesores y alumnos como plástico sedante para nuestro natural cansancio? Son puestas de sol indescriptibles de puro contemplables. La pluma falla y el pincel queda en suspenso, incapaz de…

Para el profesor que lo fue muchos años en Madrid, que dio sus clases en aulas apabulladas por el fragor constante de la urbe (bocinas, motores, “claxonnades”, petardeos de motos, aullidos de sirenas), ahora, frente a los olivares que contempla a través del ventanal de su clase, oyendo a veces el lejano ladrido de un perro y adivinando otras el rumor de las aguas que rompen entre los bancales, digo que este modesto profesor (aprendiz de jilguero silvestre) se siente reconfortado, casi diría redimido de su diaria y esforzada lucha para conseguir de sus alumnos la racialmente inalcanzable articulación de la lengua de Molière.

A pesar, pues, de su abrumadora arquitectura, este Instituto podría ser uno de los mejores (si no el mejor) Instituto-Internado de España. Condiciones naturales no le faltan: el aire es tan puro como tonificante; me atrevería a decir, con permiso de los doctores, que antianémico. A mil metros de altura, sin ruidos, sin contaminación,…”¿no es verdad, ángel de amor—que en esta apartada orilla”—más fácil la ciencia brilla – y que se estudia mejor?

Por no faltarle nada, tiene –en estos tiempos de pertinaces sequías posfranquistas— hasta su propio manantial de agua fresca, limpia, transparente.

Nuestro Instituto, en suma, fue y sigue siendo un sanatorio para el cuerpo y el espíritu. Y podría llegar a ser primus inter pares si contara, “razón de amor” (Pedro Salinas) con la ayuda económica y empuje administrativo que urgentemente necesita. Sobre todo en los meses del crudo invierno, cuando la calefacción, de tan sutil, apenas si se nota; cuando profesores y alumnos hemos de calentarnos sirviéndonos… de nuestra propia calefacción animal (con perdón). Quien más quien menos, en los duros días invernales, asiste en sus clases embutido en chaquetón de lana y piel y calzado con gruesas botas montañeras. Hay momentos en que pasillos, aulas y hasta sala de profesores, más que conjunto de alumnos y maestros, parecen asamblea de lapones prestos a la caza de focas.

Así las cosas, se dice, se oye decir, se rumorea en este Instituto, por su no suficiente número de alumnos internos, “puede desaparecer”. Y sería una lástima. Como el sinsabor de un empeño frustrado. Ya lo dijo el poeta:

“Lo que pudo y no ha sido

                        fue ya en cierta manera

                        de ausencia y de dolor…”

Lo que, perfectamente cantado por Federico García Lorca, suena así:

“Las cosas que se van

No vuelven nunca,

Todo el mundo lo sabe,

Y entre el claro gentío de los vientos

Es inútil quejarse.

¿Vedad, chopo, maestro de la brisa?

¡Es inútil quejarse!”

Porque ya en Primavera, cuando el sol se hace hierba –verde césped— en nuestra explanada, en nuestro “campus preuniversitario”, volvemos, retornamos al más puro aticismo: profesores hay que explican sus lecciones al aire libre, bajo el artesonado azul cobalto de este Pago de Catacena. Y así el duro aprender y el difícil enseñar se suavizan con el airecillo que, a pocos metros, mece levemente las ojivales hojas de los olivos montaraces.

La estampa descrita presta sana euforia a docentes y discentes… si no fuera (o fuese) porque, para llegar hasta aquí, desde Granada, hay que pechar, día tras día, con catorce kilómetros de escueta carretera comarcal, en cuyas curvas antiperaltadas derrapa más de un despistado, desfallece más de una vocación y se malogra más de un lírico piropo…

Categorías: Curiosidades, Publicaciones, Sin categoría, Yo también estuve en el Emilio Muñoz | 1 comentario

PUNTO DE RECOGIDA: CHEQUE LIBRO Y CALIFICACIONES.

NOTICIA: Punto de Recogida Electrónico (para Pasen/iPasen) de los documentos de la evaluación final, Cheque libro …

Con la finalidad de evitar el desplazamiento al centro educativo para recoger los documentos de evaluación correspondientes a la convocatoria de la evaluación final, se ha puesto a su disposición un Punto de Recogida electrónico, donde podrá descargarlos.

Para ello es necesario que actualice la app iPasen a la última versión 11.10.1

Cuando se publiquen las notas, dentro de la opción Calificaciones, para la convocatoria Ordinaria, encontrará un enlace que le llevará al Punto de Recogida correspondiente del alumno/a seleccionado:

puntoderecogida-iessanantonio-ipasen-1

En el Punto de Recogida se podrán descargar los documentos que el centro haya puesto a disposición de las familias para cada alumno/a:

Boletín, Informe personalizado, Cheque libro, etc…

 

PUNTODERECOGIDA

La entrega de calificaciones correspondiente a la evaluación final se hará el próximo día 04/09/2020 utilizando la opción “Punto de recogida electrónico” en PASEN.

NOTA: en caso de no habilitarse el punto de recogida directamente en PASEN, se puede acceder en el siguiente enlace:

https://seneca.juntadeandalucia.es/seneca/puntoderecogida/index.html

 

Los datos que solicitan para el acceso son la fecha de nacimiento y la clave iANDE. La clave iANDE se puede consultar directamente desde la aplicación PASEN, en Utilidades -> Comunicaciones -> Administrador PASEN – Identificador Andaluz Educativo (iANDE). Se adjunta enlace con video explicativo: PUNTO DE RECOGIDA DE DOCUMENTOS – IPASEN

 

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: